En lunes 22 de febrero, el Dr. Manuel Murrieta presentó su nuevo libro Poecrónica en las urbes a sus colegas y estudiantes de la universidad estatal de California, Stanislaus. Diferente de los demás libros, éste está hecho de cartón y papel reciclado y manufacturado en Antigua, Guatemala y producido por “Proyecto editorial Los Zopilotes” o, como otros le llaman, “editorial cartonera”.

Al escribir el libro Poecrónica en las urbes, Dr. Murrieta nos explica lo que significa la palabra “poecrónica” en su contexto al decir, “Yo creé la palabra ‘poecrónica’ y se registró ya por primera vez en este libro. Después, con el compañero editor empezamos a jugar con una definición que básicamente podría ser eso – una combinación de crónicas y poemas en donde se lanza la narración de la crónica y lo lírico de la poesía.”

 La idea de que un libro sea producido en Sudamérica y de papel y cartón reciclado, fue implementada en Buenos Aires, Argentina a mitades del 2003 por Eloísa Cartonera, la primera editorial en su tipo. En ese tiempo, los de la clase media se quedan sin empleo y, para proveer para sus familias, deciden ir por la ciudad y recolectar cartón y papel de los basureros e intercambiarlo como reciclaje y así obtener un poco de ayuda financiera. Además, este método fue creando empleos para los recolectores informales y no solamente le dio un buen uso al reciclaje, sino que también esta editorial fue dando oportunidades para publicar a aquellos escritores quienes fueron rechazados por editoriales de industriales o para simplemente publicar a aquellos escritores quienes tienen curiosidad de producir libros al estilo de esta “cartonero”.

Ayudando con la presentación del libro y apoyando al Dr. Murrieta, la Dra. Sandra García comienza el evento dando un resumen breve en inglés para los de la audiencia quienes saben poco español, dándoles a entender de lo que se trata la presentación. Igualmente, con el apoyo del Dr. Carlos Andrés, la audiencia pudo escuchar y entender sobre cómo fue que él supo de la “editorial cartonera” cuando estuvo en su tierra natal, España. De hecho, fue el Dr. Andrés quien le introdujo al Dr. Murrieta la idea de los libros cartoneros.

“Por una parte el profesor, Carlos Andrés, me había comentado antes, mucho antes de esto (…) y quedó por ahí grabado. Entre tanta información, cuando ya hacemos este viaje a Antigua, Guatemala, me encuentro con varios colegas y editores, específicamente con el de la editorial Los zopilotes, y empezamos a ver sus libros que ya habían hecho, y en ese momento fue cuando dije que no estaría mal hacer un libro de este tipo. No importa que no tenga esta imagen de escritor ‘best seller’, o escritor industrial como están las otras editoriales, y le sometí el manuscrito al editor y con tan buena fortuna que le gustó y, al gustarle lo publicó,” explicó el Dr. Murrieta sobre cómo fue que se enteró de este proyecto.

Este evento le sirvió a nuestro autor para introducir su nuevo libro Poecrónica en las urbes y leer poemas ahí contenidos. Por otra parte, le dio a la audiencia la oportunidad de conocer nuevos métodos de cómo usar nuestro reciclaje y le da la oportunidad a él para presentar dicho libro a una audiencia que nada más lo mira como profesor.

“Los profesores no solamente damos clases, no solamente estamos dedicados a organizar un ‘syllabus’, estar parado dando las cátedras en sí, sino que también hacemos otro tipo de actividades que pueden ser de investigación, puede ser de creación, o puede ser de servicio social. Los profesores hacemos 3 ó 4 actividades, a veces es obligatorio hacerlas, pero a veces es más producto de tu iniciativa y de tu decisión,” expresó Dr. Murrieta queriendo decir que profesores también tienen trabajo aparte de nada más enseñar clases.

Además, el Dr. Murrieta expresa su objetivo detrás de su evento en el que presenta su nueva publicación diciendo, “Uno de los objetivos es que los estudiantes desarrollen sus capacidades creativas, que no se limiten solamente a cumplir con los cursos y lo que les piden los profesores, sino que tienen esos talentos artísticos – no solamente tiene que ser literarios, sino artísticos en general – y que encuentren la motivación, que encuentren la inspiración y quizá una lectura de este tipo les sirva para que despierte y, para los que ya lo tienen, que lo desarrollen.”

El Dr. Murrieta enfatiza la idea de que el escribir un libro toma mucho tiempo – a veces años – puesto que Poecrónica en las urbes consiste de varios poemas que cuentan las experiencias emocionales y personales que él vivió a través de sus viajes empezando desde los 90’s.

“El proceso para hacer un libro físico así es relativamente corto. El problema para hacer un libro es el proceso de escribirlo y a veces la inspiración, los encuentros, los tiempos que tienes tú para elaborar el texto. En este caso, aquí tenemos textos que se escribieron en los años 90’s. Ya en la última etapa, empezamos a incluir poemas más recientes que son los que básicamente componen estas poecrónicas en el capítulo dos porque son los lugares donde últimamente he visitado. Este libro se gesta en años, no es nada más en meses, sino que el proceso físico de hacerlo es de meses, pero crear y escribir un libro siempre ha sido un proceso más extenso que puede durar años para algunos,” agregó Dr. Murrieta.

Con una sonrisa en su cara, el Dr. Murrieta confesó que, a través de su trabajo, él aprovecha en su tiempo libre para viajar y conocer más de la ciudad o país en el que está de estancia temporalmente diciendo, “Yo siempre he tenido la curiosidad de viajar. De hecho, una de las razones por la que estoy aquí en este país, en esta universidad, es por esta curiosidad de viajar. Las academias a veces te apoyan mucho con recursos, en los congresos que participas, en los lugares donde vas a leer una ponencia, y ahí cumples con tus compromisos y después haces estos viajes. Por ejemplo, el poema que leí de La Alhambra, ese es producto de un viaje que hicimos a un congreso, pero los congresos duran un día y participas una hora, y después ya estás libre. Entonces, no vas hacer esos grandes viajes nada más para estar una hora ahí leyendo tu trabajo, y es cuando aprovechas para hacer estos viajes. A veces es más interesante el viaje que el congreso en sí.”

Al terminar el evento, varios estudiantes se acercaron al Dr. Murrieta pidiéndole con entusiasmo copias de su nuevo libro y una que otra palabra dedicada a ellos escrito en el libro. Además, Murrieta termina diciendo que él desea crear un espacio donde los estudiantes y él se reúnan al menos una vez cada semana para así compartir entre sí pedazos de literatura y conocer más a fondo los talentos de cada uno.

(0) comments

Welcome to the discussion.

Keep it Clean. Please avoid obscene, vulgar, lewd, racist or sexually-oriented language.
PLEASE TURN OFF YOUR CAPS LOCK.
Don't Threaten. Threats of harming another person will not be tolerated.
Be Truthful. Don't knowingly lie about anyone or anything.
Be Nice. No racism, sexism or any sort of -ism that is degrading to another person.
Be Proactive. Use the 'Report' link on each comment to let us know of abusive posts.
Share with Us. We'd love to hear eyewitness accounts, the history behind an article.